sábado, 21 de noviembre de 2009

Con el depósito lleno...


Un papel sin sentido, un color ignorado, un alfiler enredado en una camiseta desgastada por las luces del último bar, la percusión de lo ajeno, el temblor de la fuerza, el aliento de una duda embargada hasta el amanecer, la velocidad de lo espontáneo, la elegancia de cualquier sonido...

1 comentario:

AnGeLa dijo...

me gusta demaciadoo lo qe escribes