martes, 16 de noviembre de 2010

Récord en sensibilidad


Acompasar los pasos, mojarse sin preocupación, cronometrar los segundos, fijar los minutos, delimitar las horas, apretar, relajar, comentar el vacío, charlar para olvidar la intensidad de una subida, elegir qué sonrisa esbozar durante esa primera bajada, correr, adelantar, que te adelanten, respirar, notar la lluvia, pisar un charco, dos, doce... Reír, hablar, pensar, seguir, no parar. Cruzar la meta con esa sonrisa no quiere desaparecer...

1 comentario:

liveatwembley dijo...

No sé como he llegado a tu blog, pero te aseguró que me he quedado "colgada" con lo que escribes. Me encantó esta entrada, mucha inspiración he encontrado en ella.

saludos & buenas vibras