lunes, 24 de octubre de 2011

Acordes como los de antes

Un amanecer detenido, rutina que ya no se repite, un calendario olvidado, cartas vacías, mensajes breves, concisos, penetrantes como el viento que corta la respiración en enero... La incertidumbre de quien, pluma en mano, se dedicó a desgranar el alfabeto cada noche, hasta encontrar las palabras exactas con las que dibujar el secreto más escondido, custodiándolo con la llave de su propia humildad y dejando al descubierto el deseo de regalarte tiempo...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El tiempo es complicado

A.J De la Cruz dijo...

Excelente!!