lunes, 12 de marzo de 2012

Uno de cada dos

Aprendiendo a escribir, una llama despertando en la chimenea, sueños rotos reparados, confianza en que la tinta no se detenga, aviones que nunca deberían despegar, dejar al descubierto la marca de una historia, de una competición a ras de suelo, de un bostezo al atardecer... Dormir rozando las palabras

1 comentario:

Riespe dijo...

... y despertar con el silencio de la soledad poblàndolo todo alrededor...

Cada vez mejor este blog...

Saludos