domingo, 7 de diciembre de 2008

Al contrario, otra vez


Ojala fuera complicado echar de menos. En ocasiones, muchos aprovechan las cosas que pasan por su mente para convencerse de que apenas disponen de tiempo para darse cuenta de quién falta. Por ese motivo, se inventan decenas de historias en contra de la física más pura. Un día tiene 24 horas y empeñarse en robarle tiempo al infinito para no enfrentarse a los kilómetros que separan el otro lado de la ciudad no hace que el silencio hable. Ayer vi un bache en la acera.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Animo Noe. El puente no ha unido una acera con la otra, pero ten en cuenta que cuando lo puedas cruzar más a menudo no tendrás aceras sino autopistas de amigos esperándote. En la que estás ahora tienes también muchos... Asturias patria querida......

noelia gorbea dijo...

Al anonimo. ¡Escapada a la vista!

Anónimo dijo...

Algunas veces encuentras en la vida
una amistad especial:
ese alguien que al entrar en tu vida
la cambia por completo.
Ese alguien que te hace reir sin cesar;
ese alguien que te hace creer que en el mundo
existen realmente cosas buenas.
Ese alguien que te convence
de que hay una puerta lista
para que tú la abras.
Esa es una amistad eterna...

Cuando estás triste
y el mundo parece oscuro y vacío,
esa amistad eterna levanta tu ánimo
y hace que ese mundo oscuro y vacío
de repente parezca brillante y pleno.
Tu amistad eterna te ayuda
en los momentos difíciles, tristes,
y de gran confusión.
Si te alejas,
tu amistad eterna te sigue.
Si pierdes el camino,
tu amistad eterna te guía y te alegra.
Tu amistad eterna te lleva de la mano
y te dice que todo va a salir bien.

Si tú encuentras tal amistad
te sientes feliz y lleno de gozo
porque no tienes nada de qué preocuparte.
Tienes una amistad para toda la vida,
ya que una amistad eterna no tiene fin

noelia gorbea dijo...

"Algunas veces encuentras en la vida
una amistad especial"

(no sé quién eres ¿? pero gracias)