martes, 9 de diciembre de 2008

Tras tres mensajes...


Cuando no tienes tiempo, cuando las prisas se agolpan en tu agenda y las letras se amontonan, es entonces cuando no puedes dejar de pensar en esa escapada que se asoma por la ventana de un cristal empañado debido al contraste de la calefacción. Un encuentro más o menos preparado, casual si se prefiere, la verdad es que no importa cuando sirve para recordar las mañanas de cura de insomnio entre apuntes, miradas furtivas y una pizarra medio vacía. Volver a lo de siempre sin dejar de caminar. ¿Volveremos a quedar? El año que viene...

2 comentarios:

Nico Sangrador dijo...

Mejor antes de un año ¿no?

noelia gorbea dijo...

Por supuesto... yo me refería a 2009, pero el año empieza en enero, así que espero encontrar hueco antes de 365 días!! jeje. Me alegré de que te sumaras luego!